Las reformas más habituales en segundas viviendas

Las reformas más habituales en segundas viviendas

Las segundas viviendas son aquellas residencias destinadas a vacaciones, épocas estivales y festivos varios. En general son apartamentos y chalets, en los que no se pasa tanto tiempo a lo largo del año como en una primera vivienda.

Esta característica, unido al hecho de que los apartamentos y chalets suelen ubicarse en zonas como la primera línea de playa, lo alto de una montaña, etc. hacen que a la hora de reformarlas haya que fijarse en otras cosas que en una primera vivienda no son importantes.

En este artículo recopilamos las reformas más habituales que suelen solicitarse en segundas viviendas.

Protección y reforma del pavimento exterior

Protección y reforma del pavimento exterior

La ubicación de una segunda vivienda la expone a climas y condiciones extremos. En la mayoría de casos esto se representa con arena de la playa, muchos vientos de gran intensidad, una exposición solar constante o incluso nieve en la época de invierno.

Por eso, una de las reformas más habitual en segunda vivienda es la relativa a los pavimentos exteriores, principalmente del porche o de la terraza. La opción más común es escoger un pavimento de alta resistencia y fácil de limpiar.

Reforma de ventanales en segunda vivienda

Reforma de ventanales en segunda vivienda

Los ventanales constituyen el segundo elemento que más veces protagoniza una reforma en una segunda vivienda.

En parte se debe al motivo anterior. Una mala cobertura de los ventanales, puede dañarlos considerablemente, hasta el punto de requerir su sustitución por unos nuevos.

También hay propietarios descontentos con los acabados de obra, que buscan una mejora en los ventanales, al ser uno de los elementos más visibles en una vivienda de este tipo.

Por último, están las reformas solicitadas para conseguir ventanales más amplios, con los que aprovechar mejor la iluminación natural, que por la ubicación de estas viviendas y las condiciones climáticas, suele ser bastante óptima.

Reformas con las que obtener sombra en verano

La segunda vivienda es principalmente aprovechable en verano. Una ubicación en alto con una amplia terraza es algo muy atractivo. Pero tiene un inconveniente, la escasez de sombra.

Las reformas en este sentido, suelen dirigirse a la construcción de un techado exterior, con el que obtener un espacio de sombra en una terraza o incluso en un jardín, cuando originalmente no se había planteado.

Si el techado adicional se descarta por cualquier razón, se puede optar por la instalación de un sistema de toldos. La innovación en el sector permite contar con sensores de aire, lluvia y temperatura para su apertura o cierre automáticos.

Refuerzo de la seguridad en la reforma de segunda vivienda

Refuerzo de la seguridad en la reforma de segunda vivienda

Una segunda vivienda no está ocupada en gran parte del año. Esto expone a un riesgo mayor a estas residencias a sufrir un robo o la entrada de delincuentes.

Por ese motivo, es bastante frecuente solicitar una reforma, con la que se espera reforzar la seguridad de esta vivienda.

Entre los elementos más comunes en este ámbito se encuentra la instalación de una alarma, vallado exterior, cámaras exteriores e interiores, así como rejas en todas las ventanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *