Reformas de casa en verano: Principales ventajas

Reformas de casa en verano: Principales ventajas

Las reformas de una vivienda muchas veces se realizan en invierno o en otoño. Sin embargo, la estación de verano queda muchas veces relegada a obras menores o instalaciones mínimas.

Desde TS Design queremos transmitirte las ventajas que ofrece una reforma de casa en verano, en comparación a otras épocas del año.

El cambio horario es bueno para las reformas

En cualquier reforma, la luz natural es imprescindible para poder desarrollar bien el trabajo. En verano disfrutamos de más horas de sol, con lo que es posible abordar cualquier reforma por más tiempo.

De hecho, es más llevadero un trabajo físico una vez el sol no está expuesto con tanta intensidad (a primera y última hora), motivando a los profesionales a escoger horarios diferentes a los del resto del año.

En la práctica esto te ofrece una ventaja primordial, que es poder realizar con mayor celeridad la reforma y acabar antes que si se desarrollase en otro momento del año.

Un clima más apropiado a las reformas

Un clima más apropiado a las reformas

Dejando de lado el problema de la exposición solar, lo cierto es que en verano el clima es menos húmedo y, por lógica, más seco. En las reformas, esto implica una menor espera para que cualquier trabajo obtenga el acabado deseado.

Pintura, cimentación, encolado… Cualquier actividad relacionada con tu reforma terminará por finalizarse antes que en otras estaciones, gracias a un clima mucho más seco.

Esto también se beneficia de que en verano las viviendas suelen contar con mejor ventilación. Durante el resto del año, las casas y pisos son cerrados por frío y lluvia. De nuevo esta ventaja permite terminar antes el trabajo.

Una presencia de los clientes mayor

Durante el año la rutina laboral impide poder estar presente durante los trabajos de la reforma. Para nosotros no supone un problema, salvo cuando hay que tomar decisiones clave. Por ese motivo, en verano es más apropiado realizar una reforma, porque normalmente los clientes pueden estar presentes.

De esta forma, pueden ver el progreso en tiempo real, pueden tomar decisiones con las que seguir nuestro trabajo y también les aporta tranquilidad, seguridad y confianza.

Es menos molesto para los demás

Es menos molesto para los demás

En verano se da la casualidad de que muchos vecinos están de vacaciones. Esto es una ventaja considerable, porque podemos realizar el trabajo sin causar molestias de ruido o polvo para los demás.

Además, se minimizan las quejas. Aunque la reforma es obviamente sonora, muchos vecinos exigen un horario en el que realizarla o intentar minimizar el ruido. Nosotros hacemos lo que podemos, pero lamentablemente son los propietarios quienes lidian con estos conflictos.

Mayor disponibilidad de las empresas

Toda reforma se aborda con tiempo, pero los imprevistos no se pueden planificar. El problema que plantean es que durante el año las empresas suelen ir con la agenda muy apretada y los tiempos de espera se alargan.

En verano, sin embargo, se reducen casi todas las actividades comerciales, sobre todo relacionadas con construcción y reformas. Esto deja a las empresas mucho más asequibles a la hora de solicitar materiales o incluso tener que contar con cierta maquinaria. Por tanto y pese a lo paradójico que parece, en verano es más fácil afrontar estos imprevistos y terminar la reforma a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *