Cómo reformar tu casa para integrar un vestidor

Cómo reformar tu casa para integrar un vestidor

En muchas ocasiones se vincula el concepto de vestidor con casas antiguas de gran elegancia. Lo cierto es que en la actualidad se ha recuperado su funcionalidad, para adaptarla a casas modernas.

Eso sí, sigue estando presente la creencia de que los vestidores solo encajan en casas amplias donde hay espacio de sobra. Obviamente en estos casos un vestidor es más fácil de integrar, pero con una sencilla reforma en tu casa, puedes tener también un atractivo y funcional vestidor.

Te explicamos a continuación cómo reformar tu casa para integrar un vestidor y aprovechar todas sus ventajas.

Un vestidor reformando estancias contiguas

Muchas casas, sobre todo antiguas, tienen estancias de sobra. Si no estás aprovechando al máximo alguna de las habitaciones, una reforma muy sencilla podría convertirlas en vestidor.

Si tienes una estancia contigua a la de tu dormitorio o baño, podríamos reformar todo su interior y transformarla en un vestidor de ensueño.

Como sabrás, la madera es el material predilecto en este tipo de espacios, dado que también facilita la organización de los distintos elementos de vestimenta. No obstante, la ventaja de los vestidores a medida es que pueden adaptarse perfectamente a tu estilo.

Vestidores en el espacio existente

Vestidores en el espacio existente

Si no tienes habitaciones extra, no te preocupes, sigues teniendo la opción de disfrutar de un vestidor. Déjanos que analicemos los metros útiles de tu vivienda, sobre todo de tu dormitorio.

Podremos encontrar un espacio que optimizar para reformarlo en un vestidor que nunca habríamos imaginado que podrías disfrutar.

Vestidores cerrados

Si contamos con el espacio suficiente, la opción ideal es un vestidor cerrado. Con él podremos tener la intimidad que queremos para las funciones propias de un vestidor, al mismo tiempo que podremos aplicar un diseño más personalizado a la estancia.

Un vestidor dependerá de las necesidades de cada cliente. No es lo mismo que sea individual que para una pareja. Lo importante es que se adapte a las necesidades de vestimenta de cada persona, ya sea priorizando el espacio para trajes, para calzado, para accesorios, etc.

Vestidores cerrados

Vestidores abiertos

Los vestidores abiertos ofrecen varias ventajas. La primera de ellas es que obviamente requieren menos espacio. Se integran de forma personalizada al espacio existente y se ofrecen de forma abierta al resto de la estancia, normalmente el dormitorio.

Su disposición bien ordenada y con un estilo moderno, es perfecto para casas actuales, vanguardistas y de cierto toque urbano. Los vestidores abiertos pueden recordar un poco a una elegante tienda de ropa, que disfrutaremos todos los días en nuestra propia casa.

Otra ventaja que tienen es que, al ser abiertos, podemos integrarlos directamente con el resto del estilo del dormitorio, haciendo que su presencia sea mucho más natural.

No obstante, tenemos opciones de separación. La más utilizada es la de separadores visuales, como elementos textiles, que dispuestos elegantemente ocultan su presencia mientras no se utilicen.

Otras opciones pasan por separadores fijos o espejos e, incluso, puertas abatibles. Podemos conseguir incluso un efecto de amplitud en un dormitorio reformado, sin que nadie pueda imaginarse el fabuloso vestidor que guarda en su interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *