Descubre las ventajas y posibilidades de los lavabos dobles

Descubre las ventajas y posibilidades de los lavabos dobles

La vida en pareja o incluso con los niños puede ser estresante, sobre todo cuando dos personas al mismo tiempo quieren usar el baño. El tema de la utilización del lavabo bajo presión ha sido uno de los principales motivos por el que ya desde hace tiempo se inventaron los lavabos dobles.

Lo mejor de todo es que las nuevas opciones de construcción y mobiliario, han conseguido desarrollar opciones muy llamativas a nivel decorativo y completamente funcionales, incluso en espacios pequeños.

Desde TS Design te sugerimos algunas de las mejores soluciones de lavabos dobles, que pueden ser apropiados en la próxima reforma de tu baño.

Dos lavabos para un solo mueble

Dos lavabos para un solo mueble

La opción más clásica de todas. Consiste en utilizar dos lavabos de un tamaño estándar, con un mueble inferior, normalmente de una misma pieza, en el que podemos almacenar todos los objetos que tengamos del aseo.

En esta solución se recomienda optar por un espejo grande y rectilíneo, así como por una iluminación situada en el techo, capaz de alumbrar toda la estancia.

Este tipo de lavabo doble se debe colocar sobre una pared ancha y queda bastante bien junto al resto de elementos del baño como una bañera o ducha, por lo que también sirve en espacios pequeños.

Dos lavabos, una pila

Dos lavabos, una pila

Si no nos importa compartir espacio, la solución de una sola pila para dos lavabos es estéticamente más atractiva. Hay que tener en cuenta que perdemos algo de funcionalidad, pues no podremos estancar una parte de la pila si no contamos con una separación apropiada.

Esta solución, además, puede ahorrarnos espacio. Podemos realizar la instalación de un lavabo suspendido, que apoyaremos sobre un mobiliario abierto, perfecto por ejemplo para dejar las toallas de manera ordenada.

No te preocupes por las tuberías, la integración en la pared de este tipo de lavabos está pensada para priorizar el diseño y la estética, sin que se vean los elementos de fontanería.

Dos lavabos, dos encimeras y (si es posible) dos espejos

Dos lavabos, dos encimeras y (si es posible) dos espejos

Estamos ante una opción de lavabos que, en teoría, son completamente independientes salvo por el hecho de estar juntos. Sin embargo, cuando ofrecemos este tipo de soluciones a nuestros clientes, se asombran de lo compaginados que están en estilo.

Es una solución ideal, por ejemplo, para la convivencia con niños pequeños, pues podemos optar por un lavabo de idéntico estilo, pero de menores dimensiones. De esta manera, contamos con toda nuestra independencia para obtener la higiene que queremos, sin vernos interrumpidos por las necesidades de los pequeños de  la casa, como lavarse las manos o cepillarse los dientes. A su manera, por supuesto.

A nivel funcional, se recomienda unir mediante un armario único las dos estructuras de pila y encimera. Para la iluminación artificial también podemos optar por la separación de elementos, con un enfoque personalizado a la colocación de cada lavabo.

Lavabos enfrentados

Si tenemos suficiente espacio en nuestro baño, podemos optar por los lavabos enfrentados. Consiste en la colocación opuesta de cada uno de los lavabos. Dependiendo de nuestras preferencias, este enfrentamiento puede ser contiguo, es decir, con un lavabo junto al otro. O también puede ser en dos mobiliarios diferentes, directamente contrapuestos uno enfrente del otro.

Por cuestiones de funcionalidad, no suelen estar literalmente enfrentados, sino colocados con un espacio apropiado para que cada persona pueda utilizarlo sin molestar al otro. Curiosamente, esta separación de lavabos motiva el aprovechamiento conjunto del baño y puede ser una buena ocasión para la pareja, que puede estar en la misma estancia hablando y pasando el rato, mientras se asea o prepara para salir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *